miércoles, 26 de mayo de 2010

En mi blog mando yo

por Dania Virgen García

Periodista Independiente

 

25 de mayo de 2010

 

 

La Habana.  El pasado 16 de mayo, alrededor de las 9 de la mañana, cuando me dirigía como cada domingo a la iglesia de mi comunidad, el Sagrado Corazón, en Diezmero, la guagua en que viajaba fue detenida por la policía para  registrar a los pasajeros, no sé en busca de qué.

 

Un agente subió al ómnibus y exigió a los pasajeros que sacaran los carnés de identidad. A quien primero arrebató el carné de las manos, de forma descompuesta,  fue a Norberto Urgelles, un ciego de la raza negra de unos 60 años de edad, que llevaba varios palos de escoba para vender.

 

Fue entonces que anoté el número de la chapa del policía: 47287. Cuando me vio anotar, me dijo prepotente y desafiante: “Puedes anotar todo lo que quieras, que a mí no me importa lo que ustedes hagan”. Le respondí: “Claro, si ustedes son los que mandan, porque tienen la fuerza”.


 

Perdida y por las nubes

por Dania Virgen García

Periodista Independiente

 

25 de Mayo del 2010

 

Se rumora que este año, las vacaciones escolares se prolongarán desde finales de junio, en vez de hasta septiembre, hasta el mes de octubre, porque no hay comida para los alumnos. Hace unos meses, por el mismo motivo de la falta de alimentos, el Ministerio de Educación decretó una semana de receso forzado para todos los centros docentes del país.

 

El problema es que en las casas de los muchachos, la situación  es igual o peor. La comida está perdida y los precios andan por las nubes. Cocinar se ha vuelto una pesadilla. Los alimentos escasean y suben de precio. El arroz se perdió y sólo se encuentra con dificultad en el mercado negro a precios que oscilan entre 10 y 15 pesos.

 

Así mismo, una latica de sal (media libra) puede costar 5 pesos, los frijoles negros o colorados entre 10 y 12 pesos, un paquete de café $15 y una libra de aceite, si se encuentra, a $25 la libra.

 

Muchos se preguntan cómo van a poder pagar estos precios por la comida si no tienen ni para pagar la luz.

 

Los más optimistas dicen que es muy bueno para la salud comer viandas y vegetales, los que aparecen (papas, boniato, tomates, col), con poca sal y menos grasa. Pero a pesar de las bondades de este menú, aumentan las colas en los hospitales y policlínicos por problemas estomacales tales como gastritis y úlceras.


En qué cambió la Escuela Lenin

por Dania Virgen García

Periodista Independiente

 

25 de mayo de 2010

 

 
Escuela Vocacional Lenin 
 

La Habana. Entre los años 70 y principios de los 90 (los primeros años del período especial), los alumnos de la Escuela Vocacional Lenin se caracterizaban, fueran hijos de papá o de sencillos trabajadores “integrados a la revolución”, por ser estudiantes de alto rendimiento académico. Recuerdo que a esos alumnos los llamaban  filtros y mechados.

 

En los últimos años, las cosas han cambiado mucho en la Lenin. Aún quedan buenos estudiantes, pero ya no importa tanto el rendimiento académico si los padres de los alumnos tienen suficiente dinero para pagar y que sus hijos aprueben con buenas calificaciones.

 

Muchos padres no tan pudientes  se esfuerzan, aún si tienen que pagar, para que sus hijos vayan a la Lenin, donde la calidad de las clases se supone sea mejor y puedan matricular carreras universitarias. Recientemente, de un 80% de los estudiantes de pre-universitario que fueron a las pruebas de ingreso para la universidad sólo aprobó el 30%.

 

Ahora a la Lenin la llaman “la escuela de los millonarios”. Sus aulas, pasillos y albergues son un verdadero desfile de ostentación. O “especulación”, como decimos en Cuba. Los alumnos calzan zapatos de más de 80 cuc, usan teléfonos celulares para llamar a sus casas y guardan sus pertenencias en costosos maletines y bolsos. En sus conversaciones, presumen de los carros de sus padres, como visten, de los lugares a donde van  y de quien tiene mejores casas y en qué barrios.

 

Los padres compiten en la calidad y cantidad de la comida de la shoping que llevan a sus hijos. A veces se echa a perder y hay que botarla. A menudo se ve a los empleados de la limpieza y el chapeo rapiñar las sobras en los nichos de la basura. A veces no es precisamente para alimentar a los puercos.

 

Los papás con dinero también compiten en los regalos caros que hacen a los profesores. Otro modo de comprar las notas de sus hijos.

 

Las fiestas de los maestros son por todo lo alto. Ya se prepara la fiesta de fin de curso. Me cuenta la hija de una vecina que  “va a ser sonada, con todos los hierros, estilo capitalista”. Sus padres ya preparan el bolsillo.


Damas de azul

por Dania Virgen García

Periodista Independiente

 

20 de Mayo del 2010

 
Mujeres presas en Manto Negro Foto: MSNBC
 
 
Desde que llegué la tarde del 23 de abril a la prisión de mujeres de mayor rigor de Manto Negro, por un supuesto delito común, fui tratada como si fuera una espía del gobierno norteamericano. Las guardias me hostigaban y me miraban con odio. Según decían, los yanquis me habían enviado para que averiguara y sacara a la luz todo lo que ocurría en aquella prisión.

 

Temían que organizara un disturbio en la prisión y por eso activaron la brigada antimotines. Me vigilaban constantemente y la directora y la subdirectora del penal iban a verme a menudo al destacamento.

 

Los guardias me arrebataron los papeles que escribí con las informaciones que me daban las presas. Constantemente me registraban los bolsillos. Apenas me permitían utilizar el teléfono. Después de las visitas de mi madre, me desnudaban y me obligaban a agacharme, y me manoseaban la comida que me traía.

 

Cuando me llevaron al tribunal provincial, fui custodiada, como si fuera una terrorista, por 4 guardias, la reeducadora y el mayor de la prisión.

 

Había presas que tenían órdenes de las guardias de vigilarme. Algunas de las presas que se atrevían a hablar conmigo eran trasladadas a otros destacamentos y no las veía más.

 

Las guardias les decían a las presas que yo era una disidente y periodista independiente, una peligrosa mercenaria. Querían virarlas en contra mía, que hubiera riñas entre nosotras, poder encerrarme en celda de castigo e imponerme otra causa.

 

Pero lograron todo lo contrario. Las reclusas, desafiando los castigos, se me acercaban con curiosidad, me aconsejaban que comiera, que me cuidara, me daban ánimo, me decían que ya me adaptaría a la prisión, pero sobre todo, me contaban sus historias y me pedían que las ayudara sacándolas al exterior. Algunas, para hablar conmigo, se escapaban de sus destacamentos.

 

Un día, una presa que se me acercó, me puso la mano en el hombro y me dijo: “Oye, aquí somos muchas las que estamos contigo, si allá afuera están las Damas de Blanco, aquí estamos las damas de azul” (en alusión al color azul de los uniformes de mezclilla).

 

Recuerdo las historias de muchas de ellas. Les prometí que las ayudaría. Por eso escribo sobre ellas. No puedo hacer otra cosa.


Con el corazón de la mujer

Dania Virgen García

Periodista Independiente

 

18 de Mayo del 2010

 

Desde los mismos inicios de las luchas independentistas de nuestros mambises en la manigua, se levantó la voz de la mujer cubana, que además de luchar por la libertad de su Patria, sometida al yugo español, se elevó por su propia emancipación. A la Asamblea de la Republica en Armas, en Guaimaro, en 1869  llegaron las palabras de  Ana Betancourt, la mambisa que planteó que la revolución iniciada en Yara era el despertar de la mujer dormida y que la Revolución había llegado para soltarle las alas a la mujer.

 

Más tarde, las ideas martianas convocaron a la lucha a la mujer cubana. Expresaba Martí que “la obra de la Revolución no estará acabada si a ella no se une el corazón de la mujer”.

 

A finales del primer tercio del pasado siglo, el 8 de marzo de 1931, las mujeres cubanas celebraron por primera vez el Día Internacional de la Mujer. Ha de destacarse que esto se realizó durante la dictadura de Machado, constituyendo este hecho una gloriosa jornada de lucha de la mujer en Cuba.

 

Si se echa una ojeada a las estadísticas de los años de la primera mitad del pasado siglo, vemos que a duras penas la mujer trata de lograr espacios en la vida social del país. Barreras como la discriminación de género, una sociedad machista y gobiernos que valoran a la mujer como un objeto, una cosa o más tristemente como una mercancía, fueron altos muros que tuvieron que franquear la mujer en sus luchas durante los años de la República.

 

Fue necesario un cambio social radical como el ocurrido en nuestro país en  enero de 1959, para que la mujer cubana se abriera paso más rápidamente en ocupar los lugares que ha de merecer en la sociedad. Hoy se desempeña en diversas esfera de la vida, son campesinas, obreras, profesionales, empresarias, científicas, artistas, y ocupan puestos de direcciones en Cuba. Todas  tienen objetivos comunes tanto en su desempeño en la vida social, política, como en la doméstica; con su inteligencia, dedicación, trabajo y sacrificios, unen esfuerzos para lograr una vida mejor.

 

También con esfuerzo luchamos por la mejor formación de nuestros hijos en las tareas diarias con la familia en estos duros días de período especial. Enfrentamos  la lucha por merecer la libertad y democracia con el toque que  solo nosotras sabemos dar para lograr el espacio que merecemos.

 

 A pesar de los logros alcanzados, existen en nuestra sociedad rezagos de machismo y discriminación, y contra esto la mujer continua  luchando para alcanzar una sociedad mejor.

 

La mujer cubana fue para  Martí  “el mayor empuje, el valor primero”.  Para ellas tenia que existir un sitio meritorio en la patria libre. Dijo el Apóstol: “La Dignidad de un hombre es su Independencia y la de una mujer se mide por los esfuerzos que inspira para conquistarla”. En otro momento añadía: “La campaña de los pueblos solo son débiles cuando en ella no se alista el corazón de la mujer.”



Razones para creer

por Luis Cino

Periodista Independiente

 

Arroyo Naranjo, La Habana. Confieso que en las últimas semanas he sentido que se me aprieta la garganta. A los cubanos, desde niños, nuestros padres y los socitos del barrio nos repiten que los hombres no lloran. Por eso, machos cubensis al fin, no pasamos más allá del nudo al sur del gaznate. Pero se traga en seco y se sigue. Que para algo somos varoncitos. Sin desdorar a la diversidad sexual otra. ¿Verdad, Mariela?

 

Más difícil es no sentir odio. El odio impotente, el que da el no poder hacer nada o casi nada, es el peor de todos.

 

Es el que sentí hace varios domingos por la turba infame de chusmisos  (¿hombres, machos, marranos? incluidos) que acosó durante casi siete horas a las Damas de Blanco a unos metros de la iglesia de Santa Rita de Casia, en Miramar.

 

El odio que sentí cuando supe de Dania Virgen García sola en el Tribunal Municipal de San Miguel del Padrón, acusada por su familia que manipuló el miedo y la pacotilla, enfrentada a una maquinaria que quiso triturarla y la encerró en Manto Negro, con la esperanza de complicarla y convertir la sanción de 20 meses en tres o cinco años.

 

El odio por los que desprecian la vida de Guillermo Fariñas y con ridícula intransigencia se niegan a negociar la liberación de un  grupo de prisioneros de conciencia enfermos.

 

El odio es mala cosa. Por suerte logré librarme de caer en sus garras. Gracias a Dios. Casi había olvidado rezar. Ahora tengo más razones para creer.

 

Dania Virgen salió del juicio de apelación (por fin pudo tener un abogado defensor) con una multa de 300 pesos. Al fin volvió su sonrisa bella.

 

Las Damas de Blanco, gracias a la mediación del cardenal Jaime Ortega, pero sobre todo gracias a su valor y a sus gladiolos imbatibles, pueden desfilar por Quinta Avenida sin el asedio de las turbas (¿qué se hizo de la indignación revolucionaria?).

 

Ahora sólo espero que la visita del canciller del Vaticano sea aprovechada para liberar  un grupo de presos políticos, al menos los más enfermos, y salir del callejón sin salida que es la huelga de hambre de Fariñas. ¿Cómo coño podemos seguir impasibles, como tantos hijos de puta, mientras se apaga la vida del Coco?

 

Hay quien me dice que hay gato (oficialista y moratinero) encerrado en todo esto de la mediación del cardenal Ortega y  la Iglesia Católica, que de repente perdió el miedo y se comió al león con dientes, colmillos y melena. Al menos en el caso de las Damas de Blanco. OK, más vale tarde que nunca. Concedido que puede haber una buena dosis de oportunismo. Es muy probable que la haya.  Pero por los motivos que sea (debe haber muchos buenos motivos) ojala hagan más, mucho más por Cuba, el cardenal, el canciller y hasta el Santo Padre que vive en Roma. Cualquier mano que tenga intenciones buenas o regulares, es bienvenida. Y si tiene que ver con la santidad, mejor.

 

A veces  tengo la tentación de odiar. Luego me arrepiento. También he estado varias veces (¡soberbio como soy, yo pecador!) a punto de dejar de creer. Ahora sé que ya no voy a olvidarme de rezar. Nunca. Ni aunque venga el canciller de la Santa Sede y no pase nada en Cuba. Ni siquiera si el cardenal Ortega se vuelve a acobardar y se parapeta tras el púlpito. Total, estos son tiempos de parapetarse. También  de rezar, para al menos no perder la cabeza y sentir odio.


Alegría

por Dania Virgen García

Periodista Independiente

 
Foto: BBC MUNDO 
 
Luego de varias semanas de lágrimas y sufrimiento, en que casi no pude comer ni dormir, escribo estas líneas con alegría. Que haya salido en libertad, luego de 18 días de encierro en calabozos de la policía y en la prisión de Manto Negro, sólo con una multa es una victoria de la oposición. Una vez más se le demuestra al régimen que la oposición está más firme que nunca, que seguiremos la lucha por la democracia, la justicia y la libertad en nuestro país.

 

Pero no todo es alegría. Pienso en las arbitrariedades e injusticias que se cometen a diario en Cuba. Me acuerdo de las mujeres presas en Manto Negro, la mayoría injustamente encarceladas. En estos días he recibido llamadas telefónicas de familiares de presas que no quieren dar sus nombres por temor a represalias, donde me dicen que desde que me liberaron han tomado fuertes medidas contra las reclusas del destacamento 12. Pido a las organizaciones internacionales de derechos humanos que no se olviden de ellas.

 

También quiero compartir mi alegría, que no logran empañar los cobardes anónimos  que por teléfono amenazan con “entrarme a puñaladas”, con todos aquellos que consiguieron de una manera u otra que el mundo supiera la injusticia que se cometía contra mí. Abrazos, amor, agradecimiento y respeto a todos aquellos que estuvieron y están a mi lado.

 

Un agradecimiento muy especial a mi abogado, el licenciado Orlando Zamora, que se pronunció de una manera clara, sin temor y que me defendió en la apelación con el corazón.

 

También va mi agradecimiento a la prensa independiente e internacional, a Elizardo Sánchez, a la abogada y periodista Laritza Diversent, a los hermanos del exilio, a los blogueros, a todos aquellos que escribieron sobre mí para que se supieran todas las violaciones e irregularidades que se cometieron. A todos gracias y sepan que pueden contar conmigo. Siempre.


En la Audiencia de La Habana

por Dania Virgen García

Periodista Independiente

 

Foto: EFE
 
La mañana del 14 de mayo se celebró al fin, en el Tribunal Provincial de La Habana,  la apelación de la sentencia contra mí de un año y ocho meses de prisión por “ejercicio arbitrario del derecho y amenazas”.

 

El tribunal estaba vigilado por la PNR, la Seguridad del Estado y la brigada de respuesta rápida con sus pullovers rojos. Pero no cometieron errores. Sabían que la prensa extranjera los observaba. Por eso dejaron entrar a la sala a todos los hermanos opositores que estaban allí para apoyarme.

 

Todas las salas del tribunal se encontraban cerradas. Menos la sala sexta, donde se me juzgó. Cuando la jueza me preguntó mi nombre, luego de dárselo añadí: “Soy bloguera y periodista independiente y lucho por los derechos humanos y la democracia”. Por si la jueza no sabía quien era yo, se lo dije por mi propia boca, sin ningún tipo de temor. Para que no hubiera confusión. Si tenía que retornar a prisión, que fuera con la verdad por delante.

 

Luego de la vista oral, me mandaron a salir al pasillo. Al rato me llamaron. Luego de tanta injusticia e irregularidades, no esperaba lo que oí: Dania Virgen García, una multa de 300 cuotas”.

 

La multa fue una pantalla, no me podían absolver, no querían desautorizar al tribunal municipal que me condenó a 20 meses de prisión, en menos de 72 horas, sin abogado defensor y sin las mínimas garantías legales. No podían reconocer su error. Jalisco nunca pierde.

 

Cuando escuché la sentencia, me puso muy nerviosa, se me nubló la vista. ¿Lágrimas?  Salí a abrazar a mis hermanos de lucha, a decirles que la victoria era de todos, que teníamos que seguir más firmes que nunca. Varios de ellos tomaron la decisión de hacer una colecta para pagar la multa.

 

Cuando salimos, mientras respondía las preguntas de los periodistas extranjeros, observé que los tipos de la brigada de respuesta rápida estaban parados en la esquina, esperando la orden de sus jefes. En sus ojos, más que el odio, se reflejaba el miedo.


Las mujeres del destacamento 12

por Dania Virgen García

Periodista Independiente

 

20 de mayo de 2010

 

San Miguel del Padrón, La Habana,  Desde que llegué al atardecer del 23 de abril a la Prisión de mujeres  Manto Negro, por una riña familiar que la policía política utilizó para sacarme de circulación por 20 meses, fui tratada como si fuera una espía del gobierno de los Estados Unidos. Las guardias me hostigaban,  me miraban con odio.  No sé quien les dijo que los yanquis me habían enviado para que  sacara a la luz todo lo que ocurría en aquella prisión y para que organizara un motín. Por eso me vigilaban constantemente y me registraban los bolsillos en busca de papeles. Apenas me permitían utilizar el teléfono. Después de las visitas de mi madre, me desnudaban, me obligaban a hacer cuclillas  y me manoseaban la poca comida que permitían me trajeran de la casa.

 

Cuando me llevaron al tribunal provincial, fui custodiada, como si fuera una terrorista, por 4 guardias, la reeducadora y el mayor de la prisión.

 

Había presas que tenían órdenes de las guardias de vigilarme. Algunas  que se atrevían a hablar conmigo eran trasladadas a otros destacamentos y luego no las veía más. Las guardias advertían a las presas que yo era una peligrosa mercenaria. Querían virarlas en contra mía, que hubiera broncas, para poder encerrarme en celda de castigo e imponerme otra causa, que los 20 meses se convirtieran en tres o cinco años o más.

 

Pero  las reclusas  se me acercaban con curiosidad, me aconsejaban que comiera, me daban ánimo. Pero sobre todo, me contaban sus historias y me pedían que las ayudara. Algunas se escapaban de sus destacamentos para poder hablarme.

 

La mayoría de las 23 mujeres que estaban conmigo en la galera 2 del destacamento 12

estaban presas por malversación y delitos económicos, con sentencias entre 8 y 20 años. Muchas  tuvieron que robar comida en sus centros de trabajo  para poder alimentar a sus hijos. A una mujer  por robar unos huesos de vaca para hacer sopa la condenaron por hurto y sacrificio de ganado mayor. Otras estaban presas por robo, cohecho, receptación. Pero el caso más curioso  era el de Madelaine, una joven acusada de atentado  por no querer acostarse con el jefe de sector  de la policía de su localidad.

 

Otra Madelaine estaba  condenada a 20 años por malversación en el banco donde trabajaba. Hice amistad con María, una abogada que trabajó 12 años en la sala sexta del tribunal provincial de La Habana, condenada por irregularidades con un documento de propiedad de vivienda.

 

Xiomara Peña, una anciana que residía en Miami, donde era dueña de una joyería, fue condenada a 10 años por contrabando  por traer sus  prendas de oro cuando vino a Cuba a visitar a su familia. Tuvo que pagar 3 000 cuc a un abogado de La Habana porque no le permitieron contratar un abogado de Miami.

 

Beatriz Suárez, también  presa por malversación. No sé qué malversaba,  era ama de casa. Lloraba por sus hijos (uno ciego de un ojo), que ahora están en manos del gobierno, porque  no tiene  familia en Cuba, todos sus parientes se fueron hace años.

 

Una mujer estaba presa hasta que se aclarara  un asesinato que ocurrió en su casa. Unos malhechores penetraron en su vivienda para robar, la golpearon y mataron al hombre que chapeaba el patio, ella  trató de defenderse de los delincuentes, pero la policía no le cree y la sigue investigando.

 

En cada destacamento hay 63 o más reclusas. Muchas en espera del juicio o  la petición fiscal. La espera puede demorar de 7 meses a un año o más.

 

Miriam Rondón lleva un año y 4 meses en espera de la petición del fiscal. Me contó que hace unos meses, cuando estuvo ingresada en el hospital del Combinado del Este, se declaró en huelga de hambre y los militares la llevaron a ver a Orlando Zapata Tamayo y le preguntaron que si quería morirse como “ese desgraciado negro”.

 

La tarde  que llegué a la prisión, una presa se cortó las venas en la celda. Ya  en el destacamento, supe que llevaba dos meses en la cárcel, que tenía problemas mentales. La habían sentenciado a 10 meses por vender jabitas de nylon. Unos días después se suicidó. Se desangró cuando se abrió la garganta con una cuchilla de afeitar.

 

Hay muchas historias más que guardo en mi mente. Todo lo que apunté en la prisión me lo arrebataron las guardias. Pero no olvido a las mujeres de Manto Negro. Me dicen familiares que no quieren revelar sus nombres por temor a represalias, que después que salí de la cárcel, las guardias apretaron la mano con las presas del destacamento 12. Razón de más para que no me calle sus historias. Menos todavía lo van a impedir los cobardes que hace unas noches me llamaron dos veces por teléfono para amenazarme con puñaladas. ¿Tendrán pantalones para eso?

 


¿Por qué está presa Dania Virgen García?

por Luis Cino
Periodista Independiente

 

Arroyo Naranjo, La Habana.  Todos pensaban que exageraba, que las cosas no pasarían más allá del hostigamiento de rutina contra los opositores, pero Dania Virgen García sabía que su suerte estaba echada y que terminaría en la cárcel. 

 

La periodista independiente, de 41 años de edad,  fue arrestada por la policía en su casa del reparto Monterrey y conducida a la 11 unidad de la policía de San Miguel del Padrón en  horas de la tarde el día 20 de abril. Posteriormente la trasladaron a la unidad policial de Guanabacoa.

 

Para arrestarla, la policía alegó que fue por una riña, hace más de dos semanas, con su hija de 23 años. Luego de tenerla incomunicada 48 horas, le realizaron un juicio relámpago en que la condenaron a un año y tres meses de privación de libertad. Le comunicaron que tiene tres días para apelar la sentencia y la enviaron a la prisión de mujeres Manto Negro.

 

Lo insólito del asunto es que generalmente la policía elude estos casos de riñas familiares motivadas por problemas de vivienda, tan frecuentes en Cuba. De intervenir, las sanciones no suelen ser más que una multa, máxime en este caso que no hubo lesiones de ningún tipo ni escándalo público. Pero en el caso de Dania Virgen, opositora y periodista independiente, actuaron rápidos y severos.

 

Todos comentan que “la Seguridad del Estado se la aplicó”, es decir, que aprovecharon el altercado con la hija  para tomar represalias contra Dania, quien colabora habitualmente desde hace meses con Primavera Digital y CubaNet. En las últimas semanas,  había  sido amenazada por desfilar en varias ocasiones por las calles de La Habana en apoyo de las Damas de Blanco.

 

Y ahora no hay quien nos pueda convencer de que este incidente  no fue utilizado para castigarla y que todo quede como un delito común.  Que no digan luego que los periodistas independientes “envenenan el ambiente en medio de una feroz campaña mediática contra la revolución cubana”. Es muy sencillo. Si no quieren que  denuncien sus canalladas, que no las cometan. Sólo con la justicia podrán mostrar que el caso contra Dania Virgen García no es una vendetta, y de las más sucias, de la policía política.


Algunas aclaraciones sobre el caso de Dania Virgen

por Luis Cino

Periodista Independiente


Arroyo Naranjo, La Habana. En verdad, el proceso contra Dania Virgen García no fue un juicio sumario. Fue, para no tener que decir una mala palabra en cubano, una barbaridad. En el mejor de los casos, un disparate jurídico. Eso si no sospecháramos la orquesta que toca molto vivace a represalia por detrás del telón.


Que nos convenzan que no aprovecharon un problema familiar para castigarla por ser periodista independiente y desfilar como dama de apoyo, porque por lo que la acusan, “abuso arbitrario del derecho”, el Código Penal cubano, en el artículo 159, señala sanciones de uno a tres meses o un año como máximo. A ella la condenaron a un año y ocho meses, sin haber otros agravantes y sin antecedentes penales, a no ser que los fabriquen.


El “abuso arbitrario del derecho” es una figura bastante rara en Cuba. Generalmente, la policía evita intervenir en estos casos de riñas familiares si no hay lesionados. Si es que acuden, aconsejan a los parientes “que se pongan de acuerdo”.


Inexplicablemente en este caso estaban muy interesados en hacer cumplir la ley.


Un reciente artículo sobre el caso de Juan O. Tamayo en el Nuevo Herald (29 de abril) contiene algunas inexactitudes. Dania no fue arrestada, juzgada y enviada a prisión en dos días, sino en tres. No la arrestaron el día 22 de abril, sino el 20, alrededor de las dos de la tarde, cuando tres policías fueron a su casa a detenerla. El “juicio”, en el que la fiscal la trató como la peor de las criminales, se celebró en el tribunal municipal de San Miguel del Padrón, al mediodía del 23. O sea, no al día siguiente como afirma Tamayo, sino casi tres días después.


Otras inexactitudes son que ella no es casada y no convive con su hija “y un sobrino de dos años”, sino que es el niño de su hija, un nieto a quien por cierto adora.


Es importante no caer en errores ni exageraciones. Hay que prever siempre el contra-ataque de los plumíferos de la prensa oficial si les ordenan ripostar. Se agarrarán de cualquier detalle para

justificar lo injustificable. Ante tanta canallada, no hay necesidad de exagerar. Basta con la verdad.

martes, 25 de mayo de 2010

Una sonrisa tierna

por Aimée Cabrera

Periodista Independiente

 

Los grupos de activistas independientes que asisten a los Centros de Información en la Sección de Intereses de los Estados Unidos (SINA) en Calzada y L  se reúnen un rato antes por los alrededores y ocupan su tiempo en hablar sobre temas de actualidad. Por ese motivo, casi todos  se referían el martes 11 de mayo, a la periodista Dania Virgen García quien se encontraba  también en un área cercana.

 

Unos la conocían, otros no, y llovían las descripciones. Las fotos de Dania Virgen que aparecieron en los diarios extranjeros mostraban a una mujer seria y madura, más bien alta. Pero en persona no es así. Cuando todos la reconocieron no podían creer que aquella frágil muchacha de sonrisa y maneras tiernas, tuviera 41 años y hubiera sido sentenciada por “abuso de autoridad materna”.

 

La solidaridad para con Virgen no se hizo esperar, pues es frecuente que los activistas de la sociedad civil cubana, ante situaciones similares, no tengan el derecho a tener consigo a un abogado que los defienda ante el tribunal, además de ser violados todos sus derechos ciudadanos.

 

Volver sobre lo que ya todos conocen haría aburrido este comentario. Por eso, me refiero a la alegría de sus colegas que coincidieron con ella en el primer turno de Internet de ese día. Casi todos conversaron con la también bloguera y periodista independiente quien  respondía con la dulzura que la caracteriza, a pesar de que su mirada permaneciera tensa, ante el recuerdo de la pesadilla que no ha concluido, desde que fue detenida en febrero.

 

“Llegué a la casa el viernes 7 de mayo a las 9 y 30 de la noche, estuve 15 días en Manto Negro, Prisión de Mayor Rigor, en el Destacamento 12, Galera 2, de ellos 4 días en el calabozo”-dice rápido  y me coge la mano.

 

En eso nos llaman, de forma individual,  para pasar al área de entrada. Mientras se esperan unos minutos, Virgen no deja de saludar, abrazar y besar a quienes le dicen frases de elogio, o le confiesan las protestas realizadas debido al  trato injusto que ha recibido en estos meses.

 

Fue una mañana intensa en emociones para la Dama de Apoyo que tecleaba sin parar, a la vez que  su rostro afable no se perturbaba, si tenía que dejar su labor para atender a quien se le acercara, por lo que todo lo positivo que existe en ella, hacía resaltar lo difamante de la acusación que enfrenta.

 

No pudieron ultrajarla como desearon. El efecto fue todo lo contrario. Dania Virgen García es  un ejemplo de mujer humilde, sensible, sincera y perseverante. En la prisión, muchas reclusas le contaron sus historias, y al despedirse, le gritaban que ella era su esperanza, por lo que se ha convertido en todo  un   testimonio de  amor y paz.


domingo, 16 de mayo de 2010

Cuba: liberan a bloguera disidente (BBC Mundo)

video

viernes, 14 de mayo de 2010

El juicio de apelación de Dania Virgen García

por Segundo Miranda

14 de Mayo del 2010

Hace apenas unos minutos, que acabo de hablar con Dania Virgen García, activista por los Derechos Humanos, Dama de Apoyo de Las Damas de Blanco, bloguera, periodista independiente y todavía me pregunto si hablé con Dania, o la representación de la mujer mambisa del 95 o una mujer extremadamente excepcional.


Con voz timbrada por la emoción y los momentos difíciles que pasó, desde su injusto encarcelamiento hasta el día de hoy de su apelación, Dania me relató parte de las incidencias de su juicio, en una sala de la que se siente muy orgullosa pues era la única a la que dejaron entrar y se encontraban más de 50 hermanos y hermanas opositores, periodistas independientes, Elizardo Sánchez de la ilegal Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, 3 Damas de Blanco de los Grupos de Apoyo, Hugo Damián Prieto Blanco del Frente de Línea Dura y Boicot “Orlando Zapata Tamayo”, entre otros.


Había pueblo, parte de ese pueblo que todavía no se ha lanzado pero que a su paso le daban besos y abrazos y frases de aliento y eso significa mucho y pone al régimen a pensar.

La represalia sigue porque la dictadura se encuentra perdida y la acomete contra opositores como los registros practicados al opositor Lilvio Fernández Luis, del reparto Párraga, comentario recibido de la propia Dania Virgen García.


El Abogado asignado, que muchos consideraban un azote de los opositores, presentó una defensa que hiciera palidecer a los tribunales que tuvieron, porque el régimen no podía decir que perdieron, que condenar a Dania a $ 300.00 de multa pagaderos dentro de los próximos 30 días y ponerla en libertad. Algo había que hacer para justificarse.


El nombre de este abogado es Dr. Orlando Zamora, que único lo puedo comparar al Capitán Español Federico Capdevila, en su famosa defensa a los estudiantes de medicinas en Cuba, en tiempo de los sangrientos tiempos de la colonia española en el año 1871, hoy el Dr. Zamora en el juicio de Dania hace revivir episodios del pasado en el presente y no sólo los episodios, sino la sangre criolla hoy avasallada y humillada, pero nunca sometida.


Dania Virgen García ha entrado en la historia de nuestra Patria y como me dijera durante nuestra conversación, que más que conversación pudiera catalogar de confidencia de una hija con un padre, dejó en mi mente algo muy especial de ésta joven mujer que está decidida a continuar esta lucha porque cree que el final está próximo y que ya se ve la luz, al final del túnel.


Es por lo que pido a la comunidad y a la media mundial, que no abandonen a Dania Virgen García, que la sigan apoyando como hasta ahora lo han hecho pues del apoyo de Uds., depende el futuro del pueblo de CUBA que al decir Martiano PARA CUBA YA ES HORA.

Entrevista de Yoani Sanchez a Dania Virgen Garcia

jueves, 13 de mayo de 2010

Manto Negro

por Dania Virgen García

Periodista Independiente

 

13 Mayo del 2010

 

 

Después de pasar casi tres días en un calabozo de la Unidad Policial de Guanabacoa, fui sentenciada el viernes 23 de abril en el Tribunal Municipal de San Miguel del Padrón a un año y ocho meses por un supuesto delito de “ejercicio arbitrario del derecho”.

 

Llegué a Manto Negro, una prisión de mujeres de mayor rigor, a las 6 y 30 de la tarde del viernes 23 de abril. Mi primera semana en la cárcel fue muy tensa. Me encontraba en la Galera Dos del Destacamento 12. En ese destacamento había dos galeras más, cada una con 23 presas. En cada destacamento hay no menos de 63 presas. Muchas están a la espera de juicio o de que baje la petición fiscal. La espera puede demorar de siete meses a un año y más.

 

Miriam Rondón lleva un año y 4 meses esperando la petición del fiscal. Me contó que estando ingresada en el hospital del Combinado del Este, se declaró en huelga de hambre y los guardias la llevaron a ver a Orlando Zapata Tamayo y le preguntaron que si quería morirse como “ese desgraciado negro”.

 

La mayoría de las mujeres del Destacamento 12 (y también en los destacamentos 8 y 13, que eran más grandes) estaban presas por malversación y delitos económicos, con sentencias entre 8 y 20 años. Muchas tuvieron que robar en sus centros de trabajo (a veces comida) para poder mantener a sus hijos. A una mujer por robar unos huesos de vaca (que solo servían para sopa) la condenaron por hurto de ganado. Otras estaban presas por hurto, cohecho, receptación y contrabando.

 

Había casos absurdos e injustos. Una joven que se resistió al acoso sexual de un Jefe de Sector de la Policía. Una cubana-americana acusada de contrabando de oro por viajar a Cuba con sus joyas. Una mujer, acusada de asesinato, que intentó defenderse de unos ladrones que penetraron en su casa y mataron al jardinero. Por algo las presas bromean que la Prisión de Mujeres de Occidente debía llamarse Prisión de Mujeres Inocentes.

 

La tarde que llegué a la prisión, una presa se cortó las venas en la celda. Estaba sentenciada a 10 meses por vender jabitas de nylon. Hacía dos meses que estaba en la cárcel y tenía problemas mentales. Al lunes siguiente se suicidó. Se desangró por las heridas que se hizo en el pecho y el cuello.

 

Una mujer acusada de malversación lloraba por sus hijos Beatriz Suárez, (uno de ellos casi ciego) que ahora están atendidos por el estado porque no tienen más familiares. A las reclusas que paren en la cárcel, les permiten tener a sus hijos hasta que cumplen un año, entonces se los quitan y los envían a una guardería infantil del estado.

 

Supe de muchas presas que sirven de enfermeras. En el hospital no hay suficiente instrumental médico. Hay sólo tres médicos para todo el penal. Es muy difícil que conduzcan a una reclusa para que sea atendida en el hospital. Tiene que ser un caso muy serio.

 

En Manto Negro la higiene es muy mala. Hay piojos, moscas, cucarachas y mosquitos. Las presas tienen que pedir a sus familiares que les lleven instrumentos y materiales (cloro, lejía) para tratar de mantener la limpieza. El agua entra sólo por dos horas en días alternos. Cuando entra, hay que chupar la manguera para lograr que salga un hilo de agua y llenar tanques y cubos.

 

La alimentación de las reclusas es pésima. El pan es duro, ácido. La comida sin condimentar, sin grasa, con moscas y otras porquerías. Huevos hervidos de color verdoso, picadillo de soya casi crudo, la supuesta leche del desayuno que parece agua caliente con tierra…    

 

Desde que llegué a la prisión, fui tratada como si fuera una espía del gobierno norteamericano. Las guardias me hostigaban y me miraban con odio. Según decían, los yanquis me habían enviado para que averiguara y sacara a la luz todo lo que ocurría en la prisión.

 

Activaron la brigada antimotines porque temían que organizara un disturbio en la prisión. Me vigilaban constantemente, incluso de madrugada. El acoso era peor a la hora de ir al comedor. La Directora y la Subdirectora del penal iban a verme a menudo al destacamento. Por órdenes de ellas, me obligaron a presenciar por TV el desfile del primero de mayo.

 

Los guardias me arrebataron los papeles que escribí con las informaciones que me daban las presas. Constantemente me registraban los bolsillos. Apenas me permitían utilizar el teléfono. Después de las visitas de mi madre, me desnudaban, me obligaban a agacharme, y me manoseaban la comida que me traía de la casa.

 

Había presas que tenían órdenes de las guardias de vigilarme. Algunas de las presas que se atrevían a hablar conmigo eran trasladadas a otros destacamentos y no las veía más.

 

Las guardias le decían a las presas que yo era una disidente y periodista independiente, una peligrosa mercenaria, para intentar virarlas en contra mía, que hubiera riñas entre nosotras, poder encerrarme en celda de castigo e imponerme otra causa.

 

Cuando me llevaron al tribunal provincial, fui custodiada, como si fuera una terrorista, por 4 guardias, la reeducadora y el mayor de la prisión.

 

 La apelación fue aplazada hasta nuevo aviso. Salí de Manto Negro la tarde del 8 de mayo, según dice el documento de baja, por “modificación de medida cautelar por variación de circunstancias”. Nadie (ni siquiera los abogados) entiende que es eso, pero tememos tramen algo para volverme a enviar a prisión. Mientras espero lo que pueda suceder, escribo lo que sufrí y sufren las mujeres de Manto Negro.

 

Se quejan de alimentación trabajadores sociales


por Dania Virgen García
Periodista Independiente
13 de Mayo del 2010

 
Tres trabajadores sociales que no quisieron revelar sus nombres por temor a represalias, se quejaron de la mala calidad de la alimentación que reciben en la escuela deportiva (EIDE) de Cojímar, al este de La Habana, donde están albergados.

Los tres jóvenes son miembros de un grupo de varias decenas de trabajadores sociales de las provincias orientales que pasan un curso en la capital.

“La alimentación es pésima, sopa, harina y dos cucharadas de arroz y un pan agrio y duro, parece comida de presos”, comentó uno de ellos.

Denuncia opositora represalias contra sus hijos

por Dania Virgen García

Periodista Independiente

 

13 de Mayo del 2010

 

 En la foto: Carmen Lola Bermúdez Arrieta

 

Carmen Lola Bermúdez Arrieta, del Frente Femenino del Movimiento Liberal Cubano, residente en Diezmero, San Miguel del Padrón, en la capital, denuncia las represalias  de la policía contra sus hijos.

 

El pasado 2 de abril, su hija Daimis Ruiz Bermúdez fue sentenciada a dos años de Privación de Libertad en el Centro de Detención para mujeres Bandera Roja. Según Bermúdez Arrieta, durante la investigación contra su hija, el Jefe de Sector Policial del Consejo número 3 de Diezmero, San Miguel del Padrón, manifestó que “si no podían cogerla por algún delito, que le aplicaran la Ley de Peligrosidad Social”.

 

El martes 13 de abril, la policía trató de involucrar a su hijo Reinier Plasencia Bermúdez en el robo del disco duro de una computadora de su centro de trabajo, el Policlínico Reinaldo Pi Mirabal, en Diezmero, donde también trabaja Bermúdez Arrieta como empleada de limpieza.

 

Reinier Plasencia, que es Técnico de Rayos X, fue detenido como principal sospechoso y conducido a la 11 unidad de San Miguel del Padrón, donde  permaneció sometido a investigaciones durante varias horas. El domicilio de Carmen y Reinier fue sometido a un minucioso registro ordenado por el Jefe Policial del Consejo, que se identificó como Capitán Ariel.

 

Al día siguiente de ser liberado, Reinier Plasencia fue citado a la Unidad, donde lo amenazaron con procesarlo sin derecho a fianza.

 

Plasencia es hostigado por la policía desde el pasado 6 de enero, en que fue entrevistado por el oficial Pedro por órdenes del capitán Ariel.


viernes, 7 de mayo de 2010

Liberada Dania Virgen Garcia

por Segundo Miranda

Presidente

Centro de Derechos Humanos y Democracia Brigada 2506

 

7 de Mayo del 2010

 

En el día de hoy fue liberada Dania Virgen Garcia, condenada el pasado 23 de abril a 1 año y 8 meses a cumplir en la tenebrosa Cárcel de Manto Negro. Hace unos minutos pude hablar con Dania Virgen la que me narro los horrores vividos en apenas 17 días.

 

Entre las cosas dichas de la voz de una Dania deshecha por la emoción y la tensión sufrida. Me dijo que la presa Miriam Rondón le relato que por la misma cárcel paso el mártir Orlando Zapata Tamayo. El testimonio fue recogido de labios de la presa (Miriam Rondón) que estaba al lado de Zapata y le conto que la crueldad de los carceleros era tal que dejaban cerca de Orlando Zapata Tamayo el desayuno y comidas, para observar por cámaras si el comía algo.

 

Cuenta ella que cuando le fue comunicada “oye recoge lo tuyo que estas en liberada y no hables con nadie”, las presas que se encuentran ahí de 20 y 30 años, le gritaban “denuncia lo que pasa aquí y la situación de nosotros”.

 

Dania Virgen se integrara pronto, muy pronto a su blog y de ella leerán con mas detalles los horrores que se pasan en las cárceles cubanas.

 

Nos alegramos que Dania Virgen este en libertad y es una victoria de lo que puede hacer la prensa internacional y el mundo libre cuando se trata de una injusticia, poner presión ante la dictadura.

 

Gracias le damos al Señor por haber el primero que nada puesto su mano y poder devolvernos a la libertad a Dania Virgen Garcia.

 

Al mundo libre, a los organismo veladores por los derecho humanos por favor no abandonen a CUBA ni a sus hijos levanten su voz y denuncien al mundo libre estos horrores.


Dania Virgen Garcia liberada

Acabamos de conversar con Dania Virgen Garcia que ha sido puesta en libertad. Les envio los detalles de su encarcelamiento y liberación mas tarde.

jueves, 6 de mayo de 2010

Desde el Tribunal Provincial de la Habana

Reporta José Alberto Álvarez Bravo

Periodista Independiente


6 de Mayo del 2010


Camino al Tribunal Provincial, en la intersección de Industria y San Rafael, coincido con Juan Goberna. Obviando las palabras, los dos supimos a donde y a que íbamos: al juicio de apelación de la sentencia condenatoria contra Dania Virgen García.


En las afueras del Tribunal, un grupo de personas hacen fila para acceder al edificio. Al final de la fila nos espera una grata sorpresa: allí están Iván García y Laritza Diversent. Después llega Reinaldo Escobar. Formamos un pequeño grupo de opositores convocados por el deber solidario. En el salón de espera del 2do piso se encuentra un reportero de la prensa extranjera acreditada en Cuba.


Un poco más tarde se suman al grupo Luis Cino y Odelin Alfonso. Nadie sabe nada. Nadie informa nada.


Acompaño a Reinaldo al 1er piso, donde tienen a los procesados. Veo a Dania, y ella me ve. Se le siente la alegría de saberse acompañada por sus amigos. Ella no conoce a todos los que estamos allí apoyándola. No sabe que Elizardo y su esposa Bárbara también se han sumado al grupo.


Las horas pasan, y la casi obligada conversación nos permite ir conociendo los tortuosos mecanismos de la "justicia" castrista. Ayer, pasadas las 6 de la tarde, del tribunal avisaron a Cino, vía telefónica, para que comunicara al abogado la hora del "juicio”: 9 de la mañana. Siempre a través de comentarios de pasillo supimos que el abogado manifestó su negativa a concurrir sin haber recibido una notificación oficial de la sala, y sin el tiempo necesario para hablar con su representada y elaborar una estrategia defensiva.


Una menos veinte. Decido irme para poder entrar a Internet y hacerles esta nota. Ya en el parque de Calzada y K recibo un SMS de Laritza: Suspendido el juicio, mañana les cuento.

Me imagino que Laritza esté en este momento en el otro centro de Internet de aquí de la SINA, y que al salir vaya a mi casa, a dos cuadras de aquí. Así que mañana, si logro entrar por fallo, les podré decir no mucho más de lo que ya les he contado.


Yoaní ha estado muy al tanto, me ha preguntado como va la cosa, pero el asunto está siendo enturbiado deliberadamente por el régimen, como era de esperarse.


Seguimos recopilando datos y luchando hoy por ella, que mañana puede ser por cualquier otro, o por todos.


¡ZAPATA VIVE!

Caso de Apelación de Dania Virgen García

Reporta Julio Antonio Rojas Portal

Periodista Independiente


6 de Mayo del 2010


Hoy le fueron a celebrar el juicio de apelación a Dania Virgen García en el Tribunal Provincial de la Habana, pero fue suspendido.


Muchos colegas de Dania, abogados independientes y periodistas, creemos que la suspensión se debió a la gran cantidad de opositores que estuvieron presentes para apoyar a Dania.


Dania continuara en la Prisión de Mujeres en el Destacamento 12 Preventiva hasta que se celebre la apelación, si se mantiene la condena o se le disminuye. Amistades de Dania van a intentar de ver como se pudiera hacerle llegar ayudar a Dania.


Por ahora a las visitas únicas y exclusivamente pueden ir los familiares: padre, madre, hermanas o hijos. La familia de Dania no ha querido cooperar con los pedidos de ayuda de las amistades y colegas de Dania que desean ayudarla.

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Top WordPress Themes